Qué es el aceite de pescado?

El aceite de pescado es una fuente dietética de ácidos grasos omega-3, sustancias que el cuerpo necesita para muchas funciones, desde la actividad muscular hasta el crecimiento celular.

Los ácidos grasos omega-3 derivan de los alimentos pues no pueden fabricarse en el cuerpo. El aceite de pescado contiene dos ácidos omega-3 llamados «ácido docosahexaenoico» DHA y «ácido eicosapentaenoico» EPA. Las fuentes dietéticas de dichos ácidos son los pescados grasos, como el salmón, la caballa y la trucha, y los mariscos, como los mejillones, las ostras y los cangrejos. Algunas nueces, semillas y aceites vegetales contienen otro ácido omega-3 llamado «ácido alfa linolénico». ALA

Los suplementos de aceite de pescado vienen en forma líquida, en cápsulas y en pastillas.

Las personas consumen aceite de pescado para reducir el riesgo de sufrir un ataque cardíaco y un accidente cerebrovascular, para tratar los triglicéridos altos y la presión arterial alta, y para mejorar los síntomas de la artritis reumatoide.

Evidencia

Las investigaciones sobre el uso del aceite de pescado para tratar trastornos específicos demuestran lo siguiente:

  • Enfermedad cardíaca.Las investigaciones demuestran que consumir fuentes dietéticas de aceite de pescado, como el atún o el salmón, dos veces por semana está relacionado con un riesgo reducido de padecer una enfermedad cardíaca. Se ha demostrado que tomar suplementos de aceite de pescado durante al menos seis meses reduce el riesgo de sufrir episodios relacionados con el corazón (como ataques cardíacos) y de muerte en personas que tienen un alto riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Las investigaciones también sugieren que el riesgo de insuficiencia cardíaca congestiva es menor en adultos mayores que tienen niveles más elevados de ácido EPA (ácido graso).
  • Presión arterial alta.Varios estudios indican que las personas que toman suplementos de aceite de pescado presentan reducciones moderadas de la presión arterial. Existe cierta evidencia de que este efecto es mayor en las personas con hipertensión de moderada a grave que en aquellas con hipertensión leve.
  • Triglicéridos y colesterol altos.Existen pruebas contundentes de que los ácidos grasos omega-3 pueden reducir los niveles de triglicéridos en la sangre de manera significativa. También parece haber una leve mejoría en el colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL, o «bueno»); aunque también se ha observado un aumento en los niveles de colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL, o «malo»).
  • Artritis reumatoide.Algunos estudios sugieren que los suplementos de aceite de pescado podrían ayudar a reducir el dolor, mejorar la rigidez matutina y aliviar la sensibilidad en las articulaciones en personas con artritis reumatoide. Si bien, por lo general, el alivio es moderado, esto podría ser suficiente para reducir la necesidad de medicamentos antiinflamatorios.

Nuestra recomendación

Los ácidos grasos omega-3 son esenciales para una buena salud. Un buen pescado asado u horneado, “no frito”, podrían ser una buena fuente de ácidos grasos saludables para nuestro cuerpo. Sin embargo, se sabe que hoy en día los peces, ya sea de estanque o mares, están altamente contaminados por metales pesados como el plomo y el mercurio, que soy muy tóxicos para el organismo. Es aquí donde los suplementos de aceite de pescado de buena calidad pueden ser útiles si tienes una enfermedad cardiovascular o un trastorno autoinmunitario para no exponerte al riesgo de las toxinas. Una marca de aceite de pescado de alta calidad por lo general garantiza ser libre de mercurio o de la menor cantidad de metales dañinos posibles.

A pesar de que suele ser seguro, consumir demasiado aceite de pescado puede aumentar el riesgo de que sufras sangrado y puede inhibir la respuesta inmunitaria. Es bueno considerar la supervisión de un médico, en especial si lo usas para alguna condición en particular.

Efectos secundarios

Cuando se toman según lo recomendado, los suplementos de aceite de pescado suelen considerarse seguros.

Sin embargo, si se abusa del consumo, tome en cuenta que los suplementos de aceite de pescado pueden causar:

  • Un sabor a pescado.
  • Mal aliento.
  • Ingestión.
  • Náuseas.
  • Heces blandas.
  • Erupción cutánea.

Gracias al efecto anticuagulante del aceite de pescado, una dosis alta podría aumentar el riesgo de sufrir sangrado y un accidente cerebrovascular.

No está claro si las personas que tienen alergia al pescado o a los mariscos pueden utilizar el aceite de pescado de manera segura. Sin embargo, casi ninguna persona alérgica suele tener reacción al aceite. Es conveniente que quien sea alérgico y desee intentarlo, inicie con una dosis muy baja y preferiblemente bajo observación de un especialista.

Interacciones

Algunas de las posibles interacciones son las siguientes:

  • Anticoagulantes y medicamentos antiagregantes plaquetarios, hierbas y suplementos. Estos tipos de medicamentos, hierbas y suplementos reducen la coagulación de la sangre. Es posible que tomar suplementos de aceite de pescado junto con estos pueda aumentar el riesgo de sufrir sangrado.
  • Medicamentos para la presión arterial, hierbas y suplementos. Tomar suplementos de aceite de pescado podría disminuir, ligeramente, la presión arterial. Tomar estos suplementos junto con medicamentos para la presión arterial podría aumentar los efectos sobre la presión arterial.
  • Algunos anticonceptivos podrían interferir en el efecto que el aceite de pescado tiene, por lo general, sobre los triglicéridos.
  • Orlistat (Xenical, Alli). Tomar aceite de pescado junto con este medicamento para adelgazar podría disminuir la absorción de los ácidos grasos del aceite de pescado. Considera tomar el suplemento y el medicamento con dos horas de diferencia.
  • Vitamina E. Tomar aceite de pescado puede reducir los niveles de vitamina E. Aunque esta vitamina suele también estar presente en algunas presentaciones.

Dato curioso

El aceite de pescado es hoy día un valioso producto de alto valor nutricional. Pero esto no fue siempre así; el aceite de pescado originalmente fue considerado un “segundo producto” para la fabricación de la harina de pescado para la nutrición animal. Este segundo producto, que se desechaba inicialmente, comenzó a ser utilizado en la fabricación de pinturas, barnices, resinas, entre otros y también esporádicamente como combustible. Más tarde comenzó a utilizarse en la fabricación de mantecas y margarinas, previa hidrogenación y posteriormente en la preparación de aceites comestibles mezclado semihidrogenado y fraccionado en diferentes proporciones con aceites vegetales. Sin embargo, el descubrimiento de las propiedades benéficas de los ácidos grasos omega-3 que los aceites marinos contienen en alta proporción y su utilización en la preparación de alimentos para la acuicultura, particularmente la del salmón y trucha, ha transformado al aceite de pescado en un producto escaso, de alto valor comercial y de creciente demanda por sus propiedades nutricionales y aportes a la calidad de vida y salud de las personas.

Referencias del aceite de pescado

  • Xue Z, Sharpe PL, Hong SP, et al: Production of omega-3 eicosapentaenoic acid by metabolic engineering of Yarrowia lipolyticaNat Biotechnol 31(8):734-740, 2013. doi: 10.1038/nbt.2622.
  • Agency for Healthcare Research and Quality: Effects of Omega-3 Fatty Acids on Lipids and Glycemic Control in Type II Diabetes and the Metabolic Syndrome and on Inflammatory Bowel Disease, Rheumatoid Arthritis, Renal Disease, Systemic Lupus Erythematosus, and Osteoporosis. AHRQ Publication No. 04-E012-1; 2004.
  • Aung T, Halsey J, Kromhout D, et al: Associations of omega-3 fatty acid supplement use with cardiovascular disease risks. Meta analysis of 10 trials involving 77917 individuals. JAMA Cardiol 1;3(3):225-234. 2018. doi: 10.1001/jamacardio.2017.5205.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *